¿A qué edad se debe aprender una segunda lengua?

Hoy en día, y cada vez más, se apuesta por el bilingüismo o incluso por el trilingüismo, ya que dominar más de un idioma facilita en edades adultas encontrar trabajo o desenvolverse mejor en ciertas situaciones académicas y laborales.

Es por esto que los padres están interesados en que sus hijos aprendan más de una lengua desde bien pequeños, pero ¿cuál es la edad ideal para aprender una segunda lengua? Son muchos los estudios y artículos que podemos encontrar sobre este tema y es verdad que los niños son como esponjas, pero hay que tener en cuenta algunos aspectos como las características del niño y de su entorno. Podemos dividir los casos en tres grupos:

Niños que sus padres hablan cada uno un idioma

Cuando los padres del niño hablan, por ejemplo, uno castellano y otro inglés surgen las dudas de si es bueno mezclar ambos idiomas desde el nacimiento, o si es mejor hacerlo en edades más maduras. Esto no debe suponer un problema si se hace de la forma correcta, es decir, cada padre debe hablarle exclusivamente en el idioma que más domine y de esta manera el niño será capaz de interiorizar ambas lenguas y además de distinguir que se trata de dos códigos diferentes. Así sabrá que una misma cosa se puede llamar de dos maneras distintas, porque son dos idiomas diferentes ya que asocia a cada progenitor con un idioma.

Niños que emigran a un país donde se habla un idioma diferente al suyo materno

Los expertos recomiendan que se use en el colegio y fuera de casa el idioma oficial del sitio donde se vive, para facilitar la socialización y la integración al nuevo lugar. Pero en casa es recomendable mantener el idioma (minoritario en este caso) materno para no perder su cultura y su seña de identidad. De esta manera, el niño será capaz de utilizar ambos idiomas, y saber dónde lo utilizan.

Los niños inmigrantes tienden a acabar utilizando el idioma local debido a los nuevos amigos, a la escuela o a la televisión que ven, es por ello que no supondrá un problema saber dos idiomas, pues los niños aprenden muy rápido. No hay que caer en el error de que los padres intenten hablar el nuevo idioma si no lo dominan del todo, pues en terreno educativo es muy importante dominar un idioma para educar, corregir y dar pautas de comportamiento. Por eso, es mejor que los padres se dirijan al niño en el idioma que mejor dominen, independientemente si es el idioma local o no, pues de lo contrario llegará un momento que perderán cierto control sobre sus hijos si no dominan del todo el idioma local y hay situaciones en las que no saben expresarse. Lo ideal sería que los padres aprendieran al mismo tiempo la lengua local, pero sin olvidar la lengua materna.

Niños que adquieren una segunda lengua a través de clases

Por último están los niños que desde pequeños han hablado solo una lengua y sus padres quieren que empiecen a aprender una segunda lengua en el colegio, o a través de clases particulares.

El momento idóneo para hacerlo, según los expertos, es cuando el niño es capaz de dominar la lengua materna y asociar una palabra a un objeto, es decir sobre los 3 años. Es en este momento cuando el niño muestra una gran capacidad para interiorizar y repetir construcciones sencillas en otros idiomas, cosa que se va perdiendo con la edad. En esta etapa no tienen problemas para memorizar conceptos y vocabulario a través de canciones o juegos, y casi sin quererlo aprenden una segunda lengua.

La mejor manera para que aprendan, es hacerlo de manera lúdica, es decir, con juegos, canciones o cuentos, que permitan al niño ir interiorizando un idioma casi sin darse cuenta.

¿Hay desventajas? ¿Qué hacemos?

Como en toda situación nueva, existen unas desventajas pero que no van a suponer ningún problema para el niño en una edad futura.

Quizá el niño si habla dos lenguas desde la cuna, tarde un poco más en empezar a hablar (incluso seis meses) ya que su proceso de adquisición de vocabulario va un poco más lento, pero en cuanto empiece a hablar lo hará en ambas lenguas sin ninguna dificultad. Y lo irá perfeccionando con el tiempo. ¿Qué hacer? Corregirle de manera divertida, sin reñirle y sin que piense que es una gran equivocación.

También es posible que al principio cometa errores como mezclar ambas lenguas, o invertir el orden de las palabras y estructuras gramaticales si por ejemplo está aprendiendo castellano e inglés, las estructuras son diferentes y es posible que al principio haga una mezcla. ¿Qué hacemos? Debemos hablarle correctamente y siempre en el mismo idioma, y corregirle pero sin causarle ningún trauma: sin riñas ni enfados.

¿Cuál es la clave? Paciencia y tiempo

Esto es un proceso a veces lento, que produce resultados a medio o largo plazo. Por lo que es importante ser constante y tener mucha paciencia, y también hacerles ver la segunda lengua como una facilidad y algo divertido, nunca como una asignatura con reglas y normas estrictas, porque lo que hay que conseguir es el gusto por hablar varias lenguas.

Algunas pautas

(Fuente: Guía del niño)

• Háblale siempre en un mismo idioma, el que dominas mejor. Le ayudarás a diferenciar los dos códigos.
• Enséñale el respeto por ambos idiomas. No permitas que te hable en dos lenguas a la vez y cada vez que se equivoca, repite correctamente la oración sin forzarle a que haga lo mismo.
• Intenta que pueda hablar con frecuencia ambos idiomas. Los mejores interlocutores son los padres y los amigos del colegio. Las cintas y los videos no resultan tan buenos compañeros de viaje.
• Procura que el niño lea cuentos en ambos idiomas. Funciona muy bien para ampliar el vocabulario. No te alarmes si uno de los idiomas predomina sobre el otro. Es totalmente normal y lógico cuando un idioma se escucha más que otro.
• Usa el mismo idioma con todos tus hijos. La lengua crea vínculos emocionales y no conviene crear diferencias.
• Sé constante. La práctica continuada y el grado de exposición a la nueva lengua son factores que facilitan el aprendizaje. Conviene integrar el idioma en las actividades de juego del niño.
• Procura viajar al país de la segunda lengua. La práctica de un idioma va unida al mundo de los afectos. Crear lazos con la otra familia o la segunda cultura le motivará para seguir esforzándose. Igualmente, expresar opiniones negativas sobre el país del segundo idioma puede generar en el niño sentimientos de rechazo que le lleven a negarse a hablarlo.
• Haz que se sienta orgulloso de su diferencia. El mejor aliciente para un niño bilingüe es sentir la satisfacción de sus padres cuando le oyen expresarse correctamente en ambos idiomas.

 

¡Esperamos que os guste el post de hoy!

Anuncios

Un comentario en “¿A qué edad se debe aprender una segunda lengua?

  1. Pingback: Ventajas de la enseñanza de idiomas en edades tempranas – Ágathos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s